António CostaAlcalde de Lisboa

Ahora la palabra de orden es: ya hicimos mucho y haremos mucho más. En el 2011 la UNESCO decidirá sobre la Candidatura del Fado a la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. Por lo cual éste año tendrá muchas acciones, sucesos y programas, en Portugal y en el extranjero. Pero queremos que éste año sea sobretodo el año de movilización de todos los talentos, de todas las energías, de todos los recursos. Al gran trabajo ya hecho, vamos a añadir más trabajo y más iniciativa. Un trabajo hecho con pasión, ambición, entusiasmo, certidumbre y alma. Como dicen los “fadistas”, sin alma, el Fado no es Fado.

Después de presentar ésta Candidatura en el 2010, tras un largo e innovador trabajo de investigación, estudio, organización y divulgación, el Ayuntamiento de Lisboa siempre supo que tenía en manos uno de los grandes símbolos de nuestra identidad y uno de los grandes medios de nuestra proyección en el Mundo.

Desde Severa hasta Amália, desde Marceneiro hasta Carlos do Carmo y a los “fadistas” (cantantes de Fado) de las nuevas generaciones, desde las célebres casas de fado y de los grandes espectáculos hasta los desconocidos retiros y las pequeñas tabernas, el Fado tiene una historia muy viva y es un arte en permanente evolución. Por lo cual, todos los intentos de cristalizarlo, de encarcelarlo y de instrumentalizarlo en una sola formula exclusiva y en una actitud única sin embargo han fracasado. Es que si eso ocurre, se falsea y se reduce y disminuye lo que es grande. Porque forma parte de todos, el Fado jamás se deja pertenecer sólo a algunos.

Ésta es la prueba más fuerte de su vitalidad, de su autenticidad, da su riqueza, de su creatividad: la fidelidad a una raíz siempre fue su impulso de actualización. La conexión a un pasado y a una tradición siempre fue su deseo de futuro y de renovación. Igual y distinto de si-mismo, a cada metamorfosis el Fado se recrea y se reinventa de nuevo, se sorprende y nos sorprende.

Al presentar a la UNESCO ésta Candidatura, sabemos que estamos proponiendo la consagración de una grande y bella expresión artística, tan viva y actual en su pasado como en el nuestro siglo XXI, a la vez lisboeta, portuguesa y universal. Con una magnífica intensidad y una sensibilidad sin igual, de ésa expresión forman parte las grandes emociones y sentimientos humanos: el amor y los celos, el deseo y la renuncia, la plenitud y la desilusión, el error y el arrepentimiento, la alegría y el dolor, la resignación y la revuelta.

En el Fado y en su claro-oscuro están los hombres y las mujeres en sus gestos más cuotidianos y en sus sueños más grandes. En el Fado nos reconocemos y reconocemos los otros. En el Fado sentimos y invitamos los otros a que sientan con nosotros. Dijo Fernando Pessoa: “ Hay una música del Pueblo,/ No lo sé decir si es un Fado/ Si la oigo hay un ritmo nuevo/ En el ser que tengo guardado”.

La Candidatura del Fado a la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad se ha planteado como un proyecto compartido y un designio común. Al reunir tantas aportaciones, compromisos, buenas voluntades y entusiasmos, se ha demostrado que ésta es una causa colectiva, asumida con fuerza, determinación y amor. Con memoria y con modernidad.

En nombre del Ayuntamiento de Lisboa, les agradezco a todos los que se han movilizado para desarrollar y sostener ésta Candidatura: órganos de soberanía, instituciones, colectividades, asociaciones, académicos, intelectuales, escritores, artistas, cantantes, músicos, editores, promotores.

Seguros de la originalidad y relevancia cultural del Fado, y de su creciente proyección universal, esperamos con mucha expectativa y confianza la decisión de la UNESCO. La deseada consagración será, para nosotros, motivo de gran alegría, pero será sobretodo razón de una enorme responsabilidad.

Lisboa, 25 de enero 2011.

Dec 2018
MTWTFSS
26 27 28 29 30 1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31 1 2 3 4 5 6